_DSF2396

D. Álvaro Noguera Giménez, a principios de los años 80, puso en marcha su ansiado proyecto de instalar un museo de miniaturas. Antiguos juguetes conservados desde su niñez, y su condición de ferviente coleccionista, dieron origen al más de un millón de piezas que, aproximadamente, posee el museo como material artístico en exposición, almacenados o en restauración en sus talleres. El sueño de este coleccionista se hizo realidad al abrirse al público en 2007, l’Iber, Museo de los soldaditos de plomo, un año después de su fallecimiento. Más de veinticinco años fueron necesarios para abrir el que hoy se puede considerar sin lugar a dudas como el mayor y más completo museo de figuras históricas en miniatura del mundo, tanto por el número de piezas, como por la variedad de marcas y su calidad.

Nuestro Museo expone hoy en día más de 95.000 piezas al público y crece día a día. El resto de los fondos se muestra progresivamente en las exposiciones temporales que realizamos. Tras pocos años de apertura esta iniciativa privada constituye uno de los museos más visitados de la Comunidad Valenciana.