La sala de Colecciones valencianas es un homenaje a la industria valenciana del juguete y en particular del soldadito de plomo que fue un sector económico de cierta importancia desde los años sesenta hasta los ochenta. Asimismo, se ha querido honrar a diversos creadores de figuras históricas en miniatura de origen valenciano.

Entre estos se enmarca particularmente D. Ángel Comes, amigo del fundador del museo D. Álvaro Noguera, y uno de los mayores fabricantes de soldaditos de la historia a través de su marca Alymer enclavada en Burjasot (Valencia). El visitante podrá ver todo su catálogo de piezas de 54 mm. que representan la historia desde la antigüedad hasta los años 1980.

Las figuras están dispuestas según el orden del catálogo. Son particularmente curiosas las figuras de personajes históricos tales como Colón, El Gran Capitán, Churchill, De Gaulle, Kennedy, Mao, Patton, Montgomery, Alfonso X el sabio, Haile Selassie, Moshe Dayan, Makarios, El Shah de Irán y muchos más.

Asimismo, esta sala cuenta con parte del catálogo de Vicente Juliá llamado Chauve que representan la serie de la Guerra Civil española que incluye la mayoría de los uniformes utilizados por ambos bandos (tanto de tropas regulares como irregulares) y la serie de uniformes españoles de finales del siglo XIX (carlistas y coloniales) y principios del XX (restauración).

Además, la sala de Colecciones valencianas incluye un conjunto curioso de figuras de madera de balsa de Julio Cid que resumen la historia del uniforme según el famoso libro de Jose Mª Bueno, probablemente uno de los mayores uniformólogos que haya conocido nuestro país; una parte de esta serie está en el Museo del ejército hoy en Toledo. Estas figuras fueron talladas una por una con gran esmero y requieren grandes cuidados para su conservación.

La sala prosigue con figuras de la marca Mundiart creada por varios antiguos trabajadores de Alymer que han seguido la tradición del soldadito valenciano y cuyas piezas pueden adquirirse en la Tienda-librería de nuestro Museo.

La sala comprende además figuras de Vicente Mallol otro de los míticos miniaturistas valencianos y gran colaborador y amigo de L’Iber.