La sala se ha abierto con ocasión de Valencia Capital de la Seda 2016, proclamada por el Gobierno de la Generalitat Valenciana, las Corte y la UNESCO.

Son escenas de la vida cotidiana de China, de India, Japón, Persia, Turquía… y otros muchos países que conforman la legendaria Ruta de la Seda. Hasta las fallas valencianas inundan de vivos colores los dioramas.

La Ruta de la Seda fueron caminos comerciales que conectaban Europa con Asia y África desde el siglo II A. C. siendo la seda, inventada por los chinos, el principal producto que se comerciaba, tal como podemos ver en una de los dioramas, una caravana en el desierto.

La ruta no solo sirvió para comerciar, si no que hay que destacar su importancia en otros ámbitos como la política, la ciencia, el arte y la religión gracias a la comunicación que se establecía entre los diferentes países por los que transcurría.

Destaca la procesión del Durbar, el desfile que tuvo lugar en 1903 en la ciudad de Delhi para conmemorar la coronación del rey británico Eduardo VII como emperador de la India, una explosión de color, opulencia y grandiosidad desplegada por los Maharajás.

Un mercado abarrotado en Delhi, y una escena de la Guerra de los Bóxers en China, entre otras pequeñas escenas completan la sala.